Ruleta de la suerte

 

Viernes a las diez de la noche. Ganas de salir.

— Oye, Alberto, ¿vamos a tomarnos una birra? — preguntas retóricamente.
— Qué va, tengo que ordenar la estantería — recibes por respuesta.

La puta estantería y su orden, un viernes.

A Alberto le molan las excusas, o al menos hubo un tiempo en el que le gustaba inventarse mitos, pequeñas historias salvadoras en momentos de pereza y comodidad caseras.

Amigo invisible, hace un par o tres años. Me convierto en su Noel.

— Toma Alberto, tus excusas a un golpe de dedo.